Playa de La Concha

Playa de la Concha, San Sebastián

La playa de La Concha es quizás la principal imagen que representa a la ciudad y al turismo en San Sebastián. Situada en lo que se conoce como bahía de la Concha, que incluye también la playa de Ondarreta y la Isla de Santa Clara, es un destino imprescindible en la visita a San Sebastián por la multitud de posibilidades que ofrece. En primer lugar, por el agradable paseo que permiten sus 1.350 metros de longitud, en los que se pueden apreciar algunos de los detalles que la han hecho famosa. A lo largo del paseo de la bahía se encuentra la famosa barandilla de la Concha, diseñada por Juan Rafael Alday, y existente desde la década de 1910. Además, también son dignos de apreciar las originales farolas situadas al comienzo de la rampa de bajada a la playa de la Concha, la zona de los grandes relojes, o los edificios del balneario de La Perla y la antigua Real Casa de Baños.

La playa de la Concha cuenta con una anchura media de 40 metros y una superficie media de 54.000 m2. Dependiendo del estado de las mareas, la superficie útil para su disfrute es variable, lo cual unido a que es una playa cercana al entorno urbano hace que tenga una fuerte afluencia de visitantes.

Tunel del Antiguo, Bahía de la Concha, San Sebastián
Tunel del Antiguo, Bahía de la Concha, San Sebastián
Para aquellos turistas a los que no les gusten las playas masificadas se recomienda la opción del paseo, para lo cual la zona ofrece grandes posibilidades. Desde el Ayuntamiento se pueden realizar dos tipos de rutas, ambas iguales de atractivas. Por una parte, se puede tomar el Paseo Nuevo, para disfrutar del encanto del pequeño puerto pesquero, subir al Monte Urgull, o rodearlo para llegar hasta la Playa de Zurriola (un paseo de 6 kilómetros aproximadamente). La otra opción, en sentido oeste, es el propio Paseo de La Concha, que llega hasta el Palacio Real de Miramar, desde donde se puede extender el recorrido hasta Ondarreta a través del Túnel del Antiguo. Este acceso entre las playas de la Concha y Ondarreta, decorado en su interior con motivos marinos, es uno de los legados que la elección de San Sebastián como Capital Europea de la Cultura dejo en el año 2016. Para aquellos que prefieran el paseo por la playa, existe también la posibilidad de enlazar La Concha y Ondarreta a través de la pasarela conocida como Túnel del Antiguo, y ubicada bajo el Pico del Loro.

Otro de los grandes atractivos de la zona es la Isla de Santa Clara, una isleta situada en el centro de la bahía de La Concha, de 5,6 hectáreas de superficie y 48 metros de altitud. En la actualidad posee un embarcadero y una pequeña playa que sólo aparece con las bajamares, a pesar de lo cual dispone de servicio de socorrismo, duchas y un bar, para disfrute de las personas que se animen a visitarla. Para llegar a ella, durante el verano existe un servicio regular de barco cada media hora con salida en el puerto de San Sebastián. Además, está la posibilidad de alcanzarla a nado. Incluso existe una leyenda urbana que afirma que con algunas mareas de otoño es posible llegar a pie desde el Peine del Viento, aprovechando la bajamar.

Isla de Santa Clara, San Sebastián
Isla de Santa Clara, San Sebastián