Peine del Viento

Peine de los Vientos, San Sebastián

El Peine del Viento (conocido también como Peine del Viento XV, al pertenecer a una serie de obras) es un conjunto de esculturas que el artista Eduardo Chillida creó a partir de una obra arquitectónica del arquitecto vasco Luis Peña Ganchegui. Se encuentra situado al final de la playa de Ondarreta, una de las playas de la Bahía de la Concha en San Sebastián. La obra está integrada por tres esculturas de acero, de 10 toneladas de peso cada una, además de una zona adyacente en el que se crearon diversas salidas de aire y agua. Gracias al efecto de las olas al romper contra las rocas y las esculturas, se crea un espectáculo visual y sonoro muy vistoso y que suele reunir a muchos visitantes, convirtiéndose en una de las imágenes más emblemáticas de la San Sebastián moderna.

Peine de los Vientos, San Sebastián

El Peine del Viento es quizá la obra más significativa de Eduardo Chillida. Mezclando a partes iguales tanto un lenguaje poético como simbólico, plantea una imagen siempre cambiante donde la naturaleza “peina” a la ciudad. Algunas teorías señalan que las dos primeras, ubicadas sobre el mismo estrato geológico y enfrentadas horizontalmente, mantienen un constante diálogo, fruto de la unión del pasado y el presente. La tercera simbolizaría la interrogación al futuro desconocido. En cualquier caso, y según las propias palabras del escultor, se trata de una obra de libre interpretación: “Hay que dejarlo abierto, es una obra abierta. Cada uno tiene que plasmar ahí su propia interpretación”.

La creación del Peine del Viento obedece a la contínua presencia de la serialización o repetición en la obra artística de Eduardo Chillida. Así, el escultor experimentaba con variaciones de un mismo tema, y de hecho, el Peine del Viento no fue ni la primera ni la última obra de la serie, desarrollando entre los años 1952 y 1999 hasta 23 esculturas, además de una serie de obras en papel.

Concebida en su inicio como una simple exposición transitoria, la zona donde se encuentra el conjunto escultórico tomó nombre a partir del fallecimiento del artista, pasando a conocerse como “Paseo de Eduardo Chillida”. La obra fue finalizada en 1976 e instalada en 1977, en colaboración con el arquitecto Luis Peña Ganchegui, encargado de diseñar el entorno. No sería hasta el año 2007, con motivo del 30 aniversario de la colocación del Peine del Viento, cuando se celebró el acto oficial de inauguración.