Puerta de Alcalá

Puerta de Alcalá, Madrid - Spain Travel Tourism

La Puerta de Alcalá, situada en el centro de la rotonda de la Plaza de la Independencia, constituye uno de los referentes monumentales más relevantes de la ciudad de Madrid, además de formar parte de uno de los recorridos turísticos típicos de la ciudad, al encontrarse estratégicamente situada de camino entre la Fuente de Cibeles y el Parque del Retiro. Fue una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad. La puerta daba acceso a aquellos viajeros que entraban antiguamente en la población desde Francia, Aragón o Cataluña. Fue construida por mandato de Carlos III en sustitución de otra puerta anterior que existía ya desde el siglo XVI. El diseño y obra pertenece al arquitecto italiano Francesco Sabatini.

Se trata de una puerta de estilo neoclásico y aspecto monumental similar a los Arcos de Triunfo romanos, se erigió mirando su exterior a oriente en el año 1778. La puerta ha sido posteriormente restaurada en cinco ocasiones en más de dos siglos de existencia, siendo la última a finales del siglo XX. La originalidad de su fábrica consiste en ser el primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio romano, siendo precursor de otros como el Arco de Triunfo de París y la Puerta de Brandeburgo en Berlín.

Ha sufrido desde sus comienzos diversas transformaciones urbanísticas en su entorno, pasando de ser la frontera exterior de Madrid a un centro turístico de obligado paso que aparece insertada casi en el medio de la misma ciudad. Este cambio se ha debido al ensanche del siglo XIX a lo largo del barrio de Serrano y la prolongación de la calle de Alcalá. Finalmente es desde 1976 considerado por el Estado español como un monumento histórico-artístico, extendiendo su categoría a la misma plaza de la Independencia.

Puerta de Alcalá, Madrid - Spain Travel Tourism
Vista nocturna de la Puerta de Alcalá.