La Rambla

Las Ramblas, Barcelona - SPAIN travel and tourism
SK
License: Attribution-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-ND 2.0)
La Rambla -o las Ramblas- constituye sin duda el paseo más emblemático de la ciudad de Barcelona. Está situado en el distrito Ciutat Vella, que comprende todo el centro histórico de la ciudad, y separa el Raval del barrio Gòtic. Con más de 1.200 metros de longitud, tiene en sus extremos lugares emblemáticos como la Plaza de Cataluña y el Mirador de Colón.
El desarrollo de su historia ha convertido a La Rambla en el centro neurálgico de la ciudad, siendo visita ineludible para el turista, que además de disfrutar de un paseo diverso y repleto de quioscos, puestos de floristas y pajareros, actores ambulantes, cafeterías, tiendas y restaurantes, tiene muy cercanos edificios emblemáticos de Barcelona como pueden ser el Mercado de la Boquería o Gran Teatro del Liceo.

La Rambla se ha convertido en el centro neurálgico de la ciudad, siendo visita ineludible para el turista, que además de disfrutar de su paseo tiene cercanos edificios emblemáticos como el Mercado de la Boquería o el Gran Teatro del Liceo

Cuando, en el siglo XIX, Barcelona rompió las murallas que la asfixiaban, se construyó un gran paseo para unir la zona alta de la ciudad, la parte de montaña, con el área de Ciutat Vella, la parte de mar. En Barcelona, ciudad de calles estrechas y tortuosas, la Rambla constituía el único espacio apto para ver y ser visto y para recreo de todos los ciudadanos. Y realmente, al tratarse de un paseo céntrico, se daban cita allí todas las clases. Poco a poco, los locales de ocio y cultura encontraron su lugar en La Rambla. A medida que desaparecían los conventos, en su lugar se instalaban floristas y quioscos.

La Rambla son cinco tramos con nombres diferentes. Empezando desde la plaza de Catalunya y bajando Rambla abajo, hacia el puerto, da comienzo la rambla de Canaletes, donde está la Fuente de Canaletes, una fuente del siglo XIX de la que dicen quien bebe de ella vuelve a Barcelona. Un poco más abajo está la rambla de los Estudis, llamada así porque albergó una de las primeras universidades de Barcelona, clausurada en el siglo XVIII, cuando Felipe V suprimió las universidades catalanas. En esta zona se encuentra el Palau de la Virreina, un ejemplo de arquitectura civil y un gran regalo símbolo del amor del virrey del Perú hacia su segunda esposa. Siguiendo dirección mar, empieza la rambla de las Flors, el único lugar de la Barcelona del siglo XIX donde se podían comprar flores, que hoy todavía mantiene esta actividad. La Boqueria y el Liceu, dos instituciones de la comida y la música, dan comienzo a la cuarta rambla, la de los Caputxins, llamada así por el convento de frailes capuchinos que se emplazaba en ella. La quinta parte, la rambla de Santa Mònica, es donde tradicionalmente se ubican los dibujantes y los pintores, y enlaza este espectacular paseo con el mar.